Nuevo proyecto de recuperación ecológica en Sopela

0
1

REDACCIÓN BBN

El Ayuntamiento de Sopela impulsará en los próximos meses el segundo proyecto de ecología aplicada en el municipio. Después de la recuperación medioambiental de la vega de Urko, el siguiente proyecto se desarrollará en Ingesta, en la zona situada sobre el acantilado de la playa de Atxabiribil. Dicha zona se encuentra degradada en varios puntos debido a la intervención humana, por lo que el objetivo del proyecto es devolver a la zona su aspecto y características naturales.ingesta1 (1)

Los objetivos generales del proyecto son recuperar el brezal costero, degradado tras décadas de intervención humana; contrarrestar la fragmentación del hábitat, ordenando el uso público de la zona; favorecer la regeneración natural de las áreas más degradadas y acercar y hacer partícipe a la ciudadanía del espacio, sus valores, su importancia y trascendencia en la salud colectiva, de forma sostenible y respetuosa para la biodiversidad de la zona.

El proyecto, por lo tanto, pretende actuar como motor en la mejora ambiental del borde costero de
la zona, proponiendo una forma de intervenir que conjugue la regeneración de hábitats, el uso público y la sensibilización medioambiental.

La intervención se realizará en las parcelas 193, 220 y 221, todas ellas propiedad del Ayuntamiento
de Sopela, con una extensión total aproximada de 2,3 hectáreas. Se trata de una zona de especial interés desde el punto de vista ecológico, paisajístico y social. Las parcelas donde se plantea la intervención son vía de paso a diario de caminantes y senderistas, así como de ciclistas de montaña e incluso motocicletas y otros vehículos de motor. Están insertas en el itinerario GR123 «Vuelta a Bizkaia», lo que unido al conjunto de valores del paisaje, hace de ellas un lugar de uso importante.

Esta circunstancia ha provocado la proliferación de sendas y pistas que fragmentan el hábitat y
empobrecen las comunidades propias de la zona, facilitando la entrada y asentamiento de especies invasoras.ingesta3 (1)

En la zona a intervenir, la influencia del viento y el salitre condiciona el crecimiento de las
comunidades de seres vivos. Por ello, la fauna y flora que ocupan este hábitat presentan
adaptaciones particulares. Entre sus miembros son muy particulares los endemismos, su extensión
en el continente europeo es muy reducida, y están consideradas muy delicadas, viendo su
supervivencia amenazada.

Además, destaca la presencia de plantas invasoras: es abundante y muy evidente la implantación del arbusto Pittosporum tobira, empleado en los cierres de fincas y jardines de chalets cercanos.También salpican el matorral matas del plumero de la Pampa (Cortaderia selloana) y del aligustre japonés (Ligustrum lucidum).

Así mismo, en la elaboración del proyecto se ha tenido muy presente el Plan de Acción para la
conservación del sapo corredor (Epidalea calamita) elaborado por la Sociedad de Ciencias Aranzadi, por encargo de la corporación municipal. A día de hoy esta especie se encuentra restringida a un pequeño territorio costero muy próximo a la zona de Ingesta, y su extensión hasta esta zona se considera por parte de los expertos de gran interés para la supervivencia de la población y la biodiversidad de la región.

El coste de la ejecución del proyecto será de aproximadamente 105.000 euros, aunque el
Ayuntamiento ha recibido una subvención de 50.000 euros por parte del Gobierno Vasco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.