El ‘arte de la medicina’ necesita personas críticas y autónomas según el médico Pablo Flórez

La sociedad precisa profesionales sensibles en un contexto desigual e intercultural, según el trabajo fin de grado del médico de la UPV/EHU Pablo Flórez.

El trabajo fin de grado de Pablo López se titula
El trabajo fin de grado de Pablo Flórez se titula ‘Formación sociocultural y profesionalismo en el Grado de Medicina’. 

Redacción. El médico Pablo Flórez y ehualumni de la UPV/EHU propone que la formación sociocultural y el profesionalismo médico tengan un peso mayor en el currículo del Grado de Medicina. En su trabajo fin de grado, Flórez ha analizado las guías docentes de la carrera y la percepción que el alumnado de cuarto curso tiene sobre la formación que recibe; y define su estudio como “una reflexión sobre el plan docente de Medicina con el objetivo de mejorarlo”.

En el trabajo fin de grado titulado ‘Formación sociocultural y profesionalismo en el Grado de Medicina’, Flórez reconoce la dificultad de definir ambos conceptos en el contexto educativo y médico. El profesionalismo se relaciona tradicionalmente con el ‘arte de la medicina’, aunque va más allá. Desde su punto de vista, “tiene que ver con la confianza que pacientes y sociedad depositan en la persona que ejerce la medicina”.

En este sentido, el profesionalismo está ligado a la formación sociocultural entendida como la confluencia de la educación social, la educación en interculturalidad y la educación en valores. Flórez opina que “así se formarán personas críticas y autónomas en su pensamiento, ya que la mayoría ejercerá en el sector público y en contacto directo con la ciudadanía”. Según las expectativas del alumnado consultado, el 84% quiere trabajar en ámbito público y el 91% en hospital.

También centra su análisis en las características sociales y las políticas de gasto sanitario y educativo que se han llevado en los últimos años. Al reducir la inversión en el sector público, la tendencia es que las personas con mayor poder adquisitivo se dirijan a la sanidad privada, mientras que el sector público acogerá a quienes tienen un menor poder adquisitivo. Por la misma razón, el perfil medio de graduado en Medicina asciende de nivel económico, ya que a la universidad sólo podrán acceder las personas con mayores recursos.

Para afrontar esta asimetría social, quienes salgan de la Facultad deberían conocer la sociedad en la que van a ejercer —una sociedad que cada día es más desigual, multicultural y dinámica—, además de disponer de conocimientos técnicos. “De esta manera, la formación sociocultural se convierte en una arma del profesionalismo médico para mantener el compromiso social por una sanidad pública y universal. Esta profesión que trabaja en el cuidado de las personas tiene que ser sensible y sus profesionales conocer que el contexto social, laboral y económico de los pacientes influye en su salud y el desarrollo de la enfermedad. Así, se podrá mejorar la calidad de la relación clínica y la asistencia sanitaria”.

La formación sociocultural, asignatura pendiente
El médico Pablo Flórez propone en su trabajo aumentar el espacio dedicado a la formación sociocultural y profesionalismo para así contribuir a mejorar, a largo plazo, la calidad asistencial del Servicio de Salud Pública de forma más justa y equitativa.

El trabajo analiza las guías docentes del Grado de Medicina y constata que hay un desequilibrio importante entre las competencias técnicas y las competencias socioculturales. “El conocimiento del contexto social en el que se ejercerá la Medicina no está incorporado plenamente en el currículum”, señala Flórez. “De hecho, en los estudios desarrollados en las unidades docentes hospitalarias, este tipo de formación está muy ligada a la persona con la que se trabaja y al azar”.

-
Flórez se encuentra preparándose el examen Médico Interno Residente. 

En el plan docente, sólo las asignaturas ‘Ética, Comunicación y Relación Clínica’ y ‘Medicina Legal y Forense’ dedican la práctica totalidad de sus guías docentes a desarrollar las competencias relacionadas con la formación sociocultural y el profesionalismo. Pablo Flórez destaca la falta de transversalidad de esas competencias en el resto de asignaturas, y esa apreciación coincide con la percepción del alumnado encuestado. En este análisis, además, se constata que el 81% de las personas preguntadas, estudiantes de cuarto curso, considera que los conocimientos humanísticos de la profesión son igual de importantes que los técnicos.

Flórez considera que es necesario un estudio más amplio para plantear la reforma del plan docente, pero que sí se pueden proponer vías para mejorar la formación sociocultural y aumentar su presencia en las asignaturas más técnicas, por ejemplo, aumentando la colaboración con organizaciones sociales y otorgando a esos potenciales colaboradores un lugar en el espacio formativo universitario.

El estudio
Pablo Flórez Solarana (Torrelavega, 1992), para la realización del Trabajo Fin de Grado de Medicina, tras revisar la literatura científica relacionada con las competencias de formación sociocultural, analizó las guías docentes de las asignaturas (salvo las optativas) del Grado de Medicina de la UPV/EHU y la información que aparece en el Boletín Oficial del Estado 33/2008 (Ministerio de Educación y Ciencia, 2008). Y, por último, elaboró un cuestionario dirigido al alumnado de cuarto curso del Grado de Medicina, que fue contestado por 67 personas (44 mujeres y 23 hombres) de las Unidades docentes de Cruces y Basurto. El trabajo titulado ‘Formación sociocultural y profesionalismo en el Grado de Medicina’ ha sido dirigido por la profesora de la Facultad de Medicina y Enfermería, Montserrat Fonseca Alfonso.

Pablo Flórez finalizó sus estudios de Grado de Medicina en junio de 2016. En estos momentos está preparando el examen Médico Interno Residente que se celebrará en los meses de enero y febrero del año que viene.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.