El Informe Laboral Euskadi aprecia el inicio de un periodo expansivo del ciclo económico

0
145
FOTO: irekia.euskadi.net.
FOTO: irekia.euskadi.net.

REDACCIÓN

El Informe Laboral Euskadi del primer trimestre de 2015, que ha sido elaborado en la Universidad del País Vasco, presenta los cambios producidos en la distribución laboral de los mayores de 16 años, en las tasas de paro, así como en la composición de ocupados y de parados del País Vasco en este primer trimestre.

Esta última comparativa tiene una especial relevancia porque contrasta una situación todavía claramente recesiva como es el primer trimestre de 2014 con otra, la del primer trimestre de 2015, en la que el ciclo económico parece dar paso hacia un periodo más expansivo.

En estos últimos 12 meses, en el País Vasco se ha producido un trasvase de parados hacia la ocupación. En particular, la ocupación ha crecido en unas 18.000 personas, el número de parados ha disminuido en unos 8.000 trabajadores y el número de inactivos ha descendido en alrededor de 7.000 personas. Este trasvase ha provocado un descenso en la tasa de paro en alrededor de un punto porcentual —del 17,36% al 16,43%—. Estos datos reflejan que la economía del País Vasco ofrece síntomas, aunque todavía leves, de una incipiente recuperación económica.

Las tasas de paro de la Comunidad Autónoma Vasca se encuentran entre las más bajas del Estado. De hecho, sólo Navarra arroja tasas de paro inferiores. El número de ocupados en el País Vasco asciende a 870.300. De los cambios en su composición, cabe destacar el continuado ascenso en la presencia de mujeres aunque todavía representan una minoría, el de universitarios y el de mayores de 45 años. La proporción de universitarios entre los ocupados sigue siendo la más alta de todo el Estado, mientras que tienden a desaparecer aquellos con muy baja cualificación.

Se estabiliza el peso de la Industria en el total de los ocupados  en el último año – alcanza el 20,6% del total del empleo. Sin embargo, queda todavía mucho empleo por recuperar en este sector para llegar a la presencia que la industria tenía en el total del empleo vasco, que alcanzaba el 24,2%.

La construcción sigue perdiendo peso relativo en el empleo total de la comunidad autónoma, pues desciende en los últimos 12 meses del 6,1% al 5,4%. Este cambio es de signo contrario al que ha experimentado el resto del Estado, donde la incidencia relativa de la construcción ha aumentado.

Crece ligeramente la incidencia de la temporalidad entre los asalariados del 21,0% al 21,8%. Este cambio es similar al observado en el total del Estado y refleja que ante la incipiente recuperación y el dominio de la contratación sobre el despido, la temporalidad, que es la norma en las nuevas contrataciones retoma una tendencia alcista.

Crece notablemente la incidencia de la jornada parcial en estos últimos 12 meses del 16% al 20%. El País Vasco es la región en la que este incremento es mayor y en la que la incidencia de la jornada parcial es la más alta, junto a la Comunidad Valenciana, de todo el Estado.

Sobre la composición del paro

Sigue aumentando en el último año el peso de los parados mayores de 45 años frente a los más jóvenes en el País Vasco en el último año. Esta proporción se ha estabilizado en el resto del Estado. El hecho de que la incidencia de los parados mayores de 45 años siga creciendo no es sino un reflejo de la dificultad de encontrar un empleo al que se enfrenta este colectivo.

Sigue aumentando ligeramente la incidencia de los parados de larga duración entre el colectivo de parados en el último año, del 66% al 67%. Este cambio es también contrario al observado en el total del Estado, donde la incidencia del paro de larga duración se ha estabilizado en el 64%. De hecho, el País Vasco es la comunidad donde el paro de larga duración tiene una de las incidencias más altas, situándose sólo por detrás de Canarias y Madrid y muy alejada de otras comunidades, como Baleares, donde la proporción de parados de larga duración es la más baja, el 50%.

Transiciones Laborales en el País Vasco

En la misma línea del resto del Estado, en este trimestre, en el País Vasco se ha producido destrucción neta de empleo. La magnitud de la destrucción neta es, sin embargo, mínima y muy inferior a la acontecida hace exactamente un año, donde la destrucción de empleo fue muy superior mientras que la creación de empleo fue también inferior.

Al comparar esta situación, se observa, al igual que en otros trimestres, que la volatilidad del empleo en Euskadi es menor a la de la media de las regiones españolas. Se produce menor destrucción y menor creación de empleo. “Este hecho creo que es bueno en sí mismo, ya que lo que es necesario es que, para una salida sólida de la crisis, la creación vaya imponiéndose cada vez más claramente a la destrucción de empleo, y posiblemente todavía más importante, que la calidad del empleo, tanto en cuanto a la actividad que genera como al tipo de empleo que se contrata, vaya aumentando”, explica Sara de la Rica, directora del análisis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here