La Utopía de Eduardo Galeano cristaliza en un polígono industrial de Getxo

0
184

JAVIER M. DE LA HORRA

La prueba de que los sueños utópicos no son intangibles se encuentra en un polígono industrial situado entre Getxo y Berango. Allí emerge Utopian, un espacio que en estos tiempos de maltrato a la cultura apuesta por la creación teatral, la percusión y la danza. Su nacimiento resulta poético: “Estábamos trabajando en una obra de teatro que llevaba por título Paren el mundo, y uno de los textos era el poema de Eduardo Galeano “Utopia”; coincidió que estábamos desarrollando el proyecto. Nos dimos cuenta de que esa palabra definía exactamente lo que sentíamos. Pensamos… ¿dónde estamos en nuestro momento vital? En la Utopía. Lo tradujimos al euskera y quedó Utopian”, explica Arantxa Iurre, una de las cuatro cooperativistas que impulsaron el espacio junto a Aintza Uriarte, Carlos Baiges y Urtzi Aio.

Todos ellos han estado siempre unidos al teatro, siendo los tres primeros los fundadores de la Escuela de Teatro de Getxo. En 2012 se unió Urtzi y decidieron dejarse de quimeras y dar forma material a un sueño: el espacio cultural Utopian. “Fue un inicio ilusionante, porque era comenzar un sueño y dejar atrás un proyecto en el que llevábamos 30 años y había acabado. Utopian es nuestra nueva meta, un camino que los cuatro queremos transitar para conseguir que los creadores tengan un espacio donde poder comunicarse, un lugar donde todas las personas de cualquier edad pueden explorar su creatividad”, recuerda Iurre.

Arantxa, Carlos y Aintza llevan 30 años en el mundo del teatro, como profesores, dirigiendo y escribiendo. Urtzi lleva 15 en el de la música, con su propio grupo Batuketao, y mediante la formación musical (percusión) en los colegios. Los 4 tienen actualmente su compañía teatral: simulacro teatro. Todos comparte un principio: “hemos aprendido y creemos, como dice el poema, que la Utopia es un sin llegar, es un caminar. Y por eso caminamos y conseguimos, y volvemos a caminar en otros sueños, y así siempre en el camino… Nosotros luchamos por conseguir nuestros sueños y utopías y cuando lo conseguimos, formamos otros”.

“No interesa que las personas pensemos”

El espinoso camino por el que transitan los artistas y los promotores culturales no fue trazado ayer. “En 30 años que llevo dedicada a la cultura, nunca he visto que sea bien tratada. Casi siempre con indiferencia… pero sabemos que es así porque la cultura es peligrosa. Al sistema no le interesa que las personas pensemos y tengamos opinión, porque entonces no te puede manipular… así que ese va a ser el precio que tenemos que pagar si nos dedicamos a la creación. Pero no por eso vamos a dejar de cuestionarnos todo y ayudar a que las personas recuperen su creatividad y su espíritu crítico”, asegura Arantxa Iurre.

Y eso que parece tan difícil es lo que están haciendo. Sin haber cumplido tres años, en Utopian hay 300 alumnas y alumnos, se celebran actividades durante el año y además hay una programación específica en la Sala de Exhibición Utopian. Cuando entras al local te encuentras con la Sala Bowie, con la Estrada Romana, con Utopian Road, con la Nietzsche Enparantza o con el Bunker con sala insonorizada. “Cuando nos conocen, la gente nos dice que hay muy buen ambiente, que es un espacio de creación que se necesitaba y que se parece a los espacios creativos de New York”, explica.

Lo más bonito de trabajar para uno mismo es “que eres libre”, dice Arantxa, que tras pensar en una buena noticia (por hacer un juego con el nombre de este medio), reconoce que para la cooperativa de la que forma parte siempre es buena noticia “cuando nuestro interés por desarrollar la cultura y la creación coincide con las instituciones”. “Con el Ayuntamiento de Getxo tenemos ahora muy buena sintonía, pero lo mejor es cuando en dos días llenamos con 100 personas con un espectáculo de creadoras de danza, o cuando hacemos una exposición y se llena la inauguración”, comenta emocionada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here