Ramón Barceló: “Tenemos herramientas para estar en la vanguardia mundial de la lucha contra el cáncer”

0
335

ramón-barceló

LIBE MIMENZA CASTILLO – BBN

 El oncólogo Ramón Barceló explica en una charla la última técnica contra el cáncer

Ramón Barceló (Bilbao, 1959) imparte hoy la charla-coloquio La inmuno-oncología ya está aquí dentro del ciclo Zientziateka. Este oncólogo de extensa carrera, tanto académica como profesional, soñó su camino vital cuando era un niño: “De pequeño me atraía la ciencia, me hubiera gustado seguir los pasos de Cousteau e investigar la vida marina. Además, quería saber más de la sociedad y de las relaciones entre los humanos, y por un sentido laboral más práctico, junto con las ganas de ayudar a la gente, acabé dirigiendo mis pasos hacia la Medicina y después hacia la Oncología“.

Se autodefine como “médico del sistema público de salud” y su denso curriculum lo respalda: Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Medicina y Cirugía (con sendos premios), Licenciado en Derecho por la UNED, Diplomado en Medicina de Empresa y en Medicina del Deporte y Máster en Dirección Médica y Gestión Clínica. Inició su recorrido profesional con los estudios de Especialista en Oncología Médica vía MIR en el Hospital de Cruces entre 1983 y 1987. Luego, se adentró en la oncología médica en el Hospital Valdecilla de Santander entre 1988 y 1990, y ejerció de oncólogo médico en el hospital Txagorritxu de Vitoria entre 1990 y 1991. Desde entonces y hasta 2005 trabajó como médico adjunto en el Hospital de Cruces, centro del que fue responsable del servicio entre 1999 y 2001. Desde 2006 ejerce como adjunto en el Hospital Universitario de Basurto, donde además es profesor asociado del departamento de medicina de la UPV/EHU. Además de asistir a pacientes con cáncer, participa en comités y grupos de trabajo o en ensayos clínicos y también publica artículos y colabora con la docencia del hospital. Por si esto fuera poco, actualmente tiene dos proyectos en marcha conjuntos con el departamento de biología de la Universidad Pública Vasca para el estudio del cáncer de colon y el de mama.

De Cousteau se quedó con la mar como afición, en concreto con la navegación recreativa, y afirma que también le gustan “la cocina, el deporte (karate, esquiar, correr, ajedrez), viajar y estar con la familia y los amigos”. Sin duda, aunque trabaje rodeado del halo amenazante del cáncer y la muerte, este oncólogo bilbaíno ama la vida.

En la conferencia que impartirás dentro del programa Zientziateka que organizan la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y la Alhóndiga afirmas que “La inmuno-oncología ya está aquí”. Antes de nada, ¿qué es la inmuno-oncología?

La inmuno-oncología es la ciencia médica que estudia la relación del sistema inmunitario con los tumores, buscando sobre todo un beneficio terapéutico. Desde 1890 se venía observando que algunas inflamaciones e infecciones se relacionaban con la regresión tumoral. Desde finales del siglo XX se sabe mucho más acerca de las relaciones de los tumores con la inmunidad, pero es en los últimos 15 años cuando se han empezado a tener opciones realistas de tratamiento antitumoral basados en la inmunología.

¿Cómo se estimula el sistema inmunitario? ¿Cuáles son las estrategias que se aplican para estimularlo y conseguir de ese modo que este actúe contra las células cancerosas? Es decir, ¿cómo funciona el mecanismo de acción de la inmunoterapia?

Es uno de los meollos de la conferencia. Lo normal es que el sistema inmunitario nos defienda contra el desarrollo de tumores. Los cánceres, en su desarrollo consiguen evadir esa vigilancia. Y hoy en día tenemos anticuerpos específicos (digamos antiCTLA4, ipilimumab, o antiPD1, nivolumab –no se asuste nadie, no entraré en grandes tecnicismos-), que consiguen restaurar esa inmunovigilancia. Además se están explorando otros tratamientos como vacunas antitumorales.

¿Este abordaje es eficaz en todo tipo de cánceres? ¿Se puede predecir qué pacientes se beneficiarán de esta terapia?

En teoría tendría que servir para cualquier tipo de tumores. Si bien hay algunos, como los melanomas o los de riñón en los que hay más datos del beneficio. También se está estudiando por qué no todos los pacientes del mismo tipo de cáncer se benefician por igual.

¿Cómo se integra la inmuno-oncología con otro tipo de terapias más extendidas como la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia?

La inmuno-oncología va a ser un arma más contra el cáncer, no la solución mágica a todos los problemas. Podemos decir que en el tema cánceres tenemos cada vez más piezas del puzzle, viene la siguiente fase ahora: cómo colocarlas de la mejor manera posible.

Según las investigaciones recientes se espera que la inmunoterapia revolucione el tratamiento contra el cáncer en los próximos años, ¿qué supone la aplicación de esta técnica en la lucha contra el cáncer?

Si se cumplen las expectativas de lo que estamos comenzando a ver en la clínica, muchos pacientes hoy desahuciados podrán ver aumentada su calidad y cantidad de vida, incluso poderse considerar curados (lo que no significa que se hagan inmortales, ojo). La muerte seguirá siendo una presencia en la vida de las personas.

¿La inmuno-oncología está presente en los tratamientos que se aplican en Euskadi? ¿Cuál es la situación en Osakidetza?

En los últimos treinta años he visto llegar y normalizarse su uso, a pesar de no ser barato, como todo tipo de innovaciones en tratamientos de cáncer. En Osakidetza estamos al más alto nivel, disponemos de los estándares más avanzados, incluidos los nuevos tratamientos de inmunoterapia ya establecidos. No es fanfarronería, tenemos herramientas para estar en la vanguardia mundial de la lucha contra el cáncer.

¿Cuáles son los tipos de cáncer que más afectan a la población vasca? ¿Hay algún perfil más propenso a padecer esta enfermedad?

Como sociedad desarrollada, predominan los cánceres de mama, colorrectal, próstata y pulmón. El tabaquismo es responsable de gran parte de los números actuales, y el envejecimiento de la población se asocia a mayor número de casos.

Cada vez son más los pacientes que recurren a terapias naturales y las voces que nos alientan a cambiar nuestros hábitos para que adoptemos un estilo de vida saludable. ¿Es posible dar la espalda al cáncer?

Hay que tener mucho cuidado con las pseudociencias que prometen milagros y aumentar “las defensas” y no son más que un redomado (y execrable) negocio. Lo único cierto es que se vive más sano y mejor sin sobrepeso, sin tabaco y con poco alcohol, con una dieta variada, con frutas y verduras en abundancia y practicando ejercicio en la medida de las posibilidades de cada uno. Lo remataremos huyendo de las relaciones personales y laborales tóxicas, y disfrutando de cada momento de nuestra vida, afrontando los problemas que seguro nos vendrán, que eso es vivir. Y sin olvidarnos de que no somos inmortales, y que incluso así podríamos enfermar. Nadie dijo que la biología sea justa.

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer recién acabamos de conocer que una de cada dos personas que nace a día de hoy será diagnosticada de cáncer a lo largo de su vida. ¿La incidencia y la mortalidad van de la mano o el índice de superación es también alto?

Una cosa es que cada vez haya más gente curada de cáncer entre nosotros, otra que enfermar de cáncer tenga un factor de azar que nos angustia a todos. Se ha comparado al cáncer con accidentarse en coche (la comparación no es mía): El riesgo de accidentarse es mayor si el coche tiene defectos (nuestra genética), si la carretera o el tiempo están horribles (los factores externos) y si el viaje dura cada vez más (la longevidad); pero aunque el riesgo vaya a más con esos tres factores, es sólo eso, un riesgo. Puedes accidentarte (tener cáncer) al comienzo del viaje, con el coche y la carretera perfectos, pero es más probable que ocurra cuantos más boletos de la lotería tengamos.

Hoy en día los tratamientos basados en la quimioterapia siguen siendo la columna vertebral de la lucha contra el cáncer. Además, también se está avanzando en la terapia personalizada basada en el perfil genético de los pacientes. A esas estrategias se les suma ahora la inmuno-oncología. ¿La ciencia llegará algún día a descubrir una cura universal y ganará la batalla contra el cáncer?

El mensaje es de esperanza. Vienen grandes avances, sin despreciar lo que ya tenemos. Y se está estructurando una nueva rama de la medicina, la medicina de precisión, o personalizada.

Andoni, un amigo, nos ha regalado un impagable superhéroe, Kimioman:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here