Un atún rojo marcado frente a la costa vasca es recapturado en Malta tras siete años en libertad

0
157
Marca electrónica colocada en 2007 por técnicos AZTI en el atún rojo encontrado siete años después en la costa de Malta. FOTO: Azti
Marca electrónica colocada en 2007 por técnicos AZTI en el atún rojo encontrado siete años después en la costa de Malta. FOTO: Azti

REDACCIÓN BBN

Un atún rojo marcado por técnicos de AZTI y liberado frente a la costa de Zarautz en agosto de 2007 ha sido recuperado recientemente en el Mediterráneo, en la costa de Malta, tras haber cruzado el océano Atlántico en dos ocasiones, para pasar el invierno en la costa norteamericana y el verano en la europea. El animal se dirigió posteriormente al Mediterráneo, donde se encontraba con ocho años, tras haber alcanzado su edad reproductora. Este hecho corrobora la existencia de dos stocks diferenciados de Atún Rojo del Atlántico, uno que se reproduce en el mar Mediterráneo y otro que lo hace en el Golfo de México, aunque ambos se mezclan en aguas Atlánticas, donde se alimentan.

Marca electrónica colocada en 2007 por técnicos AZTI en el atún rojo encontrado siete años después en la costa de Malta. FOTO: Azti
Marca electrónica colocada en 2007 por técnicos AZTI en el atún rojo encontrado siete años después en la costa de Malta. FOTO: Azti

De los siete años y medio en los que el ejemplar ha vivido en libertad, la marca electrónica que portaba ha recogido información durante más de cuatro años, supone el mayor período registrado mediante marca electrónica en el estudio de juveniles hasta la fecha. Los datos obtenidos en este tiempo permitirán conocer detalladamente su migración.

Contaba con un año y pocos meses de edad, pesaba algo más de cinco kilos y medía 65 cm en el momento de su suelta. Cuando fue recogido siete años y medio después, su longitud era de 2 metros y pesaba 160 kilos. Se había convertido en un ejemplar adulto capaz de reproducirse. El hallazgo se produjo en la granja marina ADJ Tuna, ubicada en Malta. El cimarrón había llegado hasta allí tras ser capturado mediante pesca de cerco en la costa sur del país mediterráneo y ser trasladado a la granja para su engorde.

En el momento de la recaptura dentro de la granja marina, se encontraba en el lugar una observadora de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que procedió a recoger con rigor los datos de la recaptura y la marca electrónica. La marca era de tipo archivo interna; es decir, alojada en el vientre. Contaba con sensores que miden variables como temperatura del agua, intensidad de luz y profundidad.

La marca electrónica colocada por técnicos de AZTI en el atún rojo permite recoger datos sobre la temperatura del agua, la profundidad e intensidad de la luz. FOTO: Azti
La marca electrónica colocada por técnicos de AZTI en el atún rojo permite recoger datos sobre la temperatura del agua, la profundidad e intensidad de la luz. FOTO: Azti

La participación de los pescadores, o en este caso la observadora de ICCAT, es determinante en estos casos, pues estas marcas solamente se recuperan si la persona que las encuentra las remite al centro investigador correspondiente. De ahí que las marcas, tanto internas como externas, cuenten  con una recompensa para incentivar así su devolución y que el esfuerzo de las campañas no resulte baldío.

El período más largo de marcado de un atún rojo juvenil

Es la primera vez que se recupera un atún rojo juvenil que haya permanecido en libertad más de siete años con la marca en su interior y que haya sido lanzado al mar en el Atlántico o mares adyacentes. La probabilidad de recuperar marcas colocadas en ejemplares pre-adultos es muy baja, lo cual pone de manifiesto la gran importancia de la marca encontrada, que ha almacenado datos durante más de cuatro años. Esta duración ha marcado un hito en las investigaciones con atunes rojos pre-adultos. Según los registros científicos, el mayor periodo anterior se encontraba en un ejemplar juvenil capturado tras cinco años en libertad y cuya marca recogió información durante poco más de tres años.

De la información extraída de la marca se deduce su posición aproximada. Los investigadores de AZTI, en una primera estima, han determinado que hasta los dos años de edad, el animal se desplazó al centro del Atlántico Norte durante el invierno, y posteriormente retornó al golfo de Vizcaya en verano. Con tres y cuatro años, el animal atravesó el océano Atlántico para pasar el invierno en la costa norteamericana, tras lo cual retornaba a la costa europea sin entrar en el Mediterráneo.

 

Datos biológicos del atún rojo recapturado en Malta:

 

Nombre común: atún rojo, cimarrón, hegalaburra, bluefin tuna, en muchos ámbitos se sobre entiende que atún es sinónimo de atún rojo.

Nombre científico: Thunnus thynnus.

Familia: Escómbridos.

Ejemplar de atún rojo. FOTO: Wikipedia
Ejemplar de atún rojo. FOTO: Wikipedia

Área de distribución: cosmopolita, en todos los océanos, en aguas templadas.

Flota/artes de pesca: cerco, palangre, almadrabas, cebo vivo.

Hábitat: aguas oceánicas, tanto en superficie como en profundidad.

Talla máxima: 330 cm. La mayoría de los que se capturan en el Golfo de Bizkaia tienen una talla entre 50 y 110 cm.

Peso máximo: 726 kg

Predadores: tiburones, orcas.

Reproducción: Ponedores múltiples. Las poblaciones atlánticas se reproducen en el golfo de Méjico y el Mediterráneo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here